La sostenibilidad ecológica en el espacio urbano del siglo XXI

Puente sobre el río Danubio en Bratislava.
Puente sobre el río Danubio en Bratislava, capital de Eslovaquia que acaba de estrenar su sistema público de bicicletas.

Uno de los grandes retos que tiene hoy en día la vida urbana es mantener un medio ambiente urbano compatible con una vida saludable para sus ciudadanos. A medida que se expanden las zonas metropolitanas, el daño que sufre su entorno natural es mayor.

Según una investigación publicada en la revista Nature, hoy en día el 77% de la superficie terrestre y el 87% de los océanos han sufrido alguna modificación por el uso o explotación humanos. Por ello existe una tendencia mundial que se encamina hacia la sostenibilidad ecológica y la implementación de políticas públicas innovadoras con este enfoque.

El 77% de la superficie terrestre y el 87% de los océanos han sufrido alguna modificación por el uso o explotación humanos

Nature

Gestión municipal de los medios de transporte

Uno de los puntos estratégicos de la gestión municipal con un enfoque ecológico se relaciona con la forma de desplazamiento de los habitantes de las ciudades y el uso de energías renovables. Hoy podemos observar que muchas ciudades del mundo han promovido y diversificado los sistemas de transporte alternativos a aquellos de combustión fósil. El objetivo: evitar las temibles consecuencias del aumento de emisiones de dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre.

Un buen ejemplo es la ciudad de París, que ha experimentado con diferentes servicios de transporte como autos, scooters y monopatines eléctricos de servicio público, además de contar con un servicio público de bicicletas que brinda la opción de bicicletas eléctricas para desplazarse distancias más grandes.

París quiere eliminar los coches diesel de la ciudad para 2024, los de gasolina para 2030 y funcionar 100% con energías renovables para 2050

Challenges.fr

Estos servicios tienen tarifas accesibles y se acompañan de una serie de medidas tales como el aumento en el coste de parquímetros, la restricción de algunas avenidas al tránsito de vehículos y el aumento de carriles bici. Uno de los objetivos anunciados por la alcaldesa socialista de la ciudad, Anne Hidalgo, en 2017 en materia ambiental es alcanzar una meta de cero vehículos que funcionen con diésel en la ciudad para 2024, cero vehículos que funcionen a base de gasolina para 2030 y un uso total de energías renovables para el funcionamiento de la ciudad en 2050.

El uso de bicicleta como medio de transporte alternativo es una tendencia que se puede observar en muchas ciudades de Europa y del mundo. En Bratislava, Eslovaquia, se toman medidas similares a las de París frente al creciente número de automóviles que existe en la ciudad, implementando un sistema de bicicletas de servicio público en septiembre de 2018. Copenhague, capital de Dinamarca, cuenta con más de 350 kilómetros de pista para bicicleta, pero la autoridad en el tema es la ciudad de Montreal, Canadá, que este año aprobó un proyecto para aumentar a 879 kilómetros su red de ciclo-pistas.

Gestión municipal de residuos

Otro de los grandes retos en el espacio urbano es la gestión municipal de residuos producidos por sus habitantes. Los desechos orgánicos que terminan en vertederos de basura, al entrar en descomposición producen metano, un gas mucho más tóxico que el dióxido de carbono.

En la ciudad brasileña de Curitiba se intercambian residuos orgánicos por alimentos y por billetes de transporte público

Naciones Unidas

Un caso ejemplar en gestión de residuos a nivel mundial es la ciudad de Curitiba en Brasil, ciudad con grandes índices de reciclaje donde el gobierno local implementó desde 1991 un programa llamado Cambio Verde, que intercambia residuos orgánicos por alimentos. El programa, que comenzó intercambiando los desechos por pases para transporte público, tuvo un éxito tan grande que continúa funcionando casi treinta años después.

La ciudad de San Francisco, Estados Unidos, es otro ejemplo notable en la gestión de desechos, reciclando hasta un 80% de aquellos que produce. La meta propuesta por el gobierno local es alcanzar el 0% de desechos en la ciudad para el año 2020.

Estos son solo algunos ejemplos de la forma en que las grandes ciudades encuentran para combatir los contaminantes que producen desde el enfoque de la sostenibilidad ecológica, ejemplos que nos permiten visualizar cómo serán las ciudades del futuro.